La Mujer de Arizona Lucha con Problemas Severo de Salud

La obtención del Seguro Social por Incapacidad (SSDI) puede ser una experiencia desperdiciadora de tiempo y estresante. Dos fuera de cada tres solicitantes se niegan inicialmente. Por años, Shirleen Rodriguez hizo frente a efectos secundarios de su cirugía gástrica de puente, que incluyó problemas dolorosos del estómago, los movimientos de intestino difíciles y vomitar. Las condiciones dolorosas y debilitantes de la Sra. Rodriguez la guardaron del empleo. Después de una diagnosis de la enfermedad de Crohn's, un amigo que es abogado le presentó a Allsup. Los representantes de la compañía le dieron esperanza y encontraron una manera de ayudar a su familia. Lee su historia aquí.

*Este es un testimonio real relatado a Allsup.

Haciendo frente a una vida severa sin ningún ingreso, Allsup entró con ayuda para la señora Rodriguez a poner su vida en orden.

"Cansar de Luchar"

Por Concepcion Vigil

Meza, Arizona - Shirleen Rodriguez tiene una foto de teléfono celular de ella misma. Su cara está golpeada y está hinchada alrededor de los ojos.

Es un constante recuerdo de las dificultades que tuvo que soportar durante más de cinco años. En primer lugar, de ser diagnosticada con una enfermedad debilitante y en segundo lugar, la batalla que luchó para recibir los beneficios de un sistema que pagó toda su vida adulta.

Problemas graves de salud comenzaron poco después de que la Sra. Rodríguez se sometara a cirugía gástrica de puente en 2004. Ella comenzó a tener problemas con los movimientos intestinales y problemas dolorosos del estómago. Su trabajo de administradora de propiedad fue difícil, porque muchos días los dolores de estómago eran demasiado insoportable. "Me sentía tan mal. Me doblaba con dolor, " dijo.

A veces, la Sra. Rodríguez se desmayaba. La foto de su cara contusionada, fue tomada después de una de esas caídas. La Sra. Rodríguez señala las cicatrices en sus muñecas, otro recuerdo diario de las caídas.

Un día la llevaron al hospital en ambulancia porque no podía dejar de vomitar por tres dias. El vomitar tenía efectos secundarios adicionales y la señora Rodriguez había estado sufriendo con esto desde su cirugía gástrica de puente. Ella perdió varios de sus dientes porque los ácidos de estómago causó erosion al esmalte. Antes de esto, ella nunca tenía una cavidad.

Ella pasó 18 días en el hospital consiguiendo sus electrólitos de nuevo a donde deberian estar. Depués de tiempo, la señora Rodriguez descubrió que ella había pasado por una situación peligrosa de vida.

Se tomó un tiempo para que los médicos pudieran diagnosticar su enfermedad de Crohn, una forma de enfermedad intestinal inflamatoria que generalmente afecta los intestinos. La Sra. Rodríguez, ahora de 47 años, forma parte de un porcentaje pequeño de pacientes de Crohn que desarrollan una erupción en la piel de su tobillo hasta la rodilla.

A no poder continuar con su trabajo de administración de propiedad y apartamentos, la señora Rodríguez decidió aplicar por Seguro de Incapacidad del Seguro Social (SSDI). Fue su última opción. Ella sabía que lo más probable era que le negaran los beneficios por primera vez. La Administración del Seguro Social (SSA) niega cerca de dos tercios de las solicitudes de SSDI inicial.

"Me molesto por la gravedad de lo que estaba pasando. Una vez que fui rechazada [en 2006], sabía que iba ser un esfuerzo de larga duración", dijo la Sra. Rodríguez. "Hablé con una abogada que era una amiga. Ella me dijo de Allsup."

Allsup es un proveedor nacional de incapacidad de Seguro Social, el Medicare y los servicios de la compensación de trabajadores para individuos, portadores de empleadores y seguro. La companía, basada en Belleville, Illinois, cerca de St. Louis, ha ayudado a más de 150.000 personas con incapacidades de todo los Estados Unidos recibir más de $ 14 mil millones en beneficios de SSDI y Medicare.

Fundada en 1984, Allsup emplea a más de 700 profesionales que dan servicios especializados de apoyo a las personas incapcidadas y personas mayores para que puedan tener una vida más financieramente segura y la más saludable posible.

La Sra. Rodríguez solicitó beneficios en 2006. En 2007, su incapacidad la forzó que dejara de trabajar totalmente. En febrero de 2008, llamó a Allsup.

La Sra. Rodríguez acredita los empleados de Allsup por apoyarla con el largo proceso de aplicar por beneficios.

Había tanta depresión y frustración", ella dijo. "A veces, el representante de Allsup en el teléfono, solo me escuchaba llorar", la Sra. Rodriguez dijo. "No importa lo que pedían o si me necesitaban para llenar algo, siempre me animaban".

No solamente era una enfermedad debilitante, la Sra. Rodríguez también tuvo que empezar una vida triste y sin ingresos. Ella y su marido eran una familia con dos ingresos pero ahora eran una familia con solo un cheque de pago.

Sus ojos se le llenan de lágrimas mientras describía cuando su auto fue embargado y tuvieron que mover a su familia de una casa de cinco recamaras a un apartamento de dos habitaciones en una ciudad diferente. Su hijo adolescente se fue a vivir con amigos porque quería terminar la escuela secundaria con sus compañeros de clase.

La Sra. Rodríguez comenzó a recortar sus medicamentos. En lugar de tomar sus píldoras prescritas ocho por día, sólo tomaba dos para que duraran más tiempo.

A veces tenía ganas de rendirse.

"Se cansa uno de luchar", dijo la Sra. Rodriguez. "Es increíble lo que tiene que pasar. [El SSA] se niegan a darme mi propio dinero."

En diciembre de 2009, tres años después de su aplicación inicial, la Sra. Rodríguez y su representante de Allsup se presentó antes de un juez de derecho administrativo en la corte federal en Phoenix. En la mayoría de los casos, el juez tomará el caso en cuestión y el solicitante es envíado la decision por correo.

En el caso de la Sra. Rodríguez, el juez se pronunció el mismo día.

"Me dió el pronuncio en ese mismo momento, porque no lo podía creer," dijo.

El juez le dijo a la Sra. Rodríguez que no veía ninguna razón porque su solicitud había sido negada tantas veces.

El juez concedió la señora Rodríguez de nuevo pago de las prestaciones correspondientes a los meses que le debían. Ese acuerdo aunque se tardó unos meses para que ella lo recibiera, ahora por fin, se siente como se está poniendo su vida en orden.

"Si no fuera por Allsup, yo no hubiera recibido mis [beneficios] de incapacidad."