El Trabajador de Construcción Encuentra Alivio de la Presión Financiera

Migranas TestimonioLa obtención del Seguro Social por Incapacidad (SSDI) puede ser una experiencia desperdiciadora de tiempo y agotadora. Dos de cada tres solicitantes son negados inicialmente. Después de los años que se preguntaban porqué él sufrió de dolores de cabeza y se cayó a menudo al piso, Eliodoro Banuelos finalmente recibió un diagnosis-agua y un quiste en su cerebro causado por los parásitos. él decidío solicitar su SSDI, pero fue consternado sobre el futuro de su familia después de ser negada sus pagas por incapacidad dos veces. Aconsejado por un amigo, Sr. Banuelos fue en busca de Allsup para la ayuda. Por favor de leer cómo Allsup dio a Sr. Banuelos el alivio que él necesitó para sobrevivir las presiones financieras de la vida de cada dia.

*Este es un testimonio real relatado a Allsup.

"Necesité alguien que me ayudara"
Concepcion Vigil

Buckeye, Arizona-Para acerca de una década, Eliodoro Banuelos ha vivido con migrañas, la náusea y atemorizado de caerse al piso sin notificación.

En 2000, el Sr. Banuelos trabajaba en construcción y se desmayó en el trabajo. Despertó y trató de volver al trabajo, pero el resto del día sigió vomitandose.

"Todos pensaban que estaba borracho", el Sr. Banuelos dijo.

Pero el Sr. Banuelos, ahora 34 años de edad, sospechaba algo diferente.

Los dolores de cabeza y cayéndose en casa forzaban los viajes mensuales a la sala de emergencia. Más visitas al médico reveló que el Sr. Banuelos tenía agua y un quiste en el cerebro, causado por parásitos.

Los médicos sospechan que el parásito vino de comer carne de cerdo que no estaba bien cocida. Estos parásitos causan síntomas de migrañas, el mareo y la náusea y interrumpen el flujo de líquido de cerebro, causando finalmente daños en el cerebro.

"El médico me dijo que el daño ya estaba hecho", el Sr. Banuelos dijo. "Tengo suerte que todavía ando y hablo".

Tuvo finalmente que tener la cirugía de cerebro donde una válvula fue puesta en la cabeza para aliviar la presión del agua y quitar el parásito. El quiste sigue vigilado una vez al año para el crecimiento.

En 2007, el Sr. Banuelos, su esposa y sus niños vivían en un remolque 50 millas fuera de Phoenix.

La vida era dura.

El Sr. Banuelos tenía problemas manteniendo un trabajo porque estaba enfermo todo el tiempo. Levantava cosas en el trabajo y se mareaba. Un supervisor le daba instrucciones y al los minutos se le olvidaba la tarea.

Sus viajes a la sala de emergencia eran todavía frecuente. Un médico le dijo a Sr. Banuelos que debería considerar aplicar por benficios del Seguro de Incapacidad del Seguro Social (SSDI).

El Sr. Banuelos lo discutió con su esposa, Estela. Juntos decidieron que sería para el mejor.

Les pidio a SSI que le enviran un aplicación. él no esperaba páginas y páginas para llenar.

"Pensaba que sería una cosa rápida," el Sr. Banuelos dijo.

Tomó acerca de tres semanas, avanzando todas las noches por la pila de papeles necesario para aplicar.

"Era un paquete grande," dijo.

La administración del Seguro Social (SSA) le negó los beneficios. El Seguro Social niega acerca de dos tercios de SSDI aplicaciones iniciales.

El Sr. Banuelos trató dos veces más, sólo ser rechazado ambos tiempos.

El proceso tomó mucho más tiempo que anticipaba. Había sido más que un año desde su primera aplicación. El Sr. Banuelos había oído cuentos de personas que habían solicitado los beneficios y fueron rechazadas.

Empezó a perder esperanza.

Un amigo sugirió hablar con un abogado para ayudarle con la aplicación.

"Llamé empresas de abogados y ellos nunca regresaron mis llamadas"' el Sr. Banuelos dijo.

Había un abogado que había visto en la televisión. Llamó, pero no recibió respuesta.

Otro amigo le dijo, "sabemos de alguien que puede ayudarte", el Sr. Banuelos dijo.

El amigo recomendó Allsup, un proveedor por todo el país de incapacidad de Seguro Social, el Medicare y los servicios de la compensación de trabajadores para individuos, portadores de empleadores y seguro.

La companía, con sede en Belleville, Illinois, cerca de St Louis, ha ayudado a casi 140.000 personas con incapacidades de todo los Estados Unidos recibir más de 10,3 mil billones dólares del seguro de incapacidad (SSDI) y de Medicare. La companía tiene una tasa de premio de 98 por ciento para los que permanecen en el proceso de apelación para una decisión final.

"Los llamé en un miércoles o jueves", el Sr. Banuelos dijo.

Un representante le dijo por teléfono que estudiarían su caso y le darían una llamada el lunes.

"Volvieron a llamar el lunes y dijeron que sí me ayudarían", el Sr. Banuelos dijo.

"[Allsup] se encargó, los papeles y todo lo demás".

El Sr. Banuelos y su representante de Allsup finalmente se presentaron ante un juez de derecho administrativo en el tribunal federal en Phoenix.

"[el representante] habló por la mayor parte. Contesté unas pocas preguntas, pero hasta eso fue estresante", dijo El Sr. Banuelos.

Unas semanas pasaron y él recibió la decisión del juez.

Había sido aprobado para beneficios.

"El sentimiento fue sólo alivio", el Sr. Banuelos dijo. "Nosotros no teníamos un lugar para vivir".

Con los beneficios mensuales, la familia con cuatro niños pudo comprar un hogar modesto.

La vida todavía es dífícil, pero ahora ellos "lo hace por todos los meses", dijo.

Los dolores de cabeza todavía siguien y el Sr. Banuelos dijo que tiene que dormir mucho a causa del medicamento.

Habla en el discurso vacilante y tiene problemas recordando información básica. No puede manejar.

"Mi esposa maneja por todas partes ahora", dijo. Los médicos continúan vigilar su salud.

El Sr. Banuelos está agradecido para la ayuda de Allsup.

"Necesité alguien que me ayudara", dijo.

Y Allsup lo hizo.