Ex Enfermera se Adapta al Trabajo como Operaria, Luego Sufre un Revés

Obtener un Seguro de Incapacidad del Seguro Social (SSDI) puede ser una experiencia estresante, que demanda mucho tiempo. Inicialmente dos de tres solicitudes son rechazadas. Un accidente automovilístico obligó a Alma Hernandez a resignar su sueño de ser enfermera. La vida obligó a la Sra. Hernandez a continuar trabajando en un puesto que exigía esfuerzo físico para poder sostener a su familia. Cuando un diagnóstico de sarcoidosis implicó que no podría trabajar más, los médicos recomendaron que solicitara un beneficio por incapacidad. Siga leyendo para saber cómo Allsup ayudó a la Sra. Hernandez con ayuda financiera.

*Esta es una historia real según fue contada a Allsup.
 
Abrumada por el esfuerzo que debía hacer para obtener un beneficio por incapacidad, Alma Hernandez recibe la ayuda que necesita a través de un llamado telefónico inesperado.
 
 
TexasUna Mujer Recibe Merecido Beneficio por Incapacidad
Por Chris Birk
 
Burleson, Texas-Para Alma Hernandez ser adaptable siempre fue una fortaleza.
 
A los 16 años, la joven nativa de San Antonio tomó un trabajo como cajera en una tienda local de comestibles, y luego de graduarse en la escuela secundaria, trabajó en el tribunal del centro. Pronto se casó y a los 22 años decidió seguir su sueño de ser enfermera.
 
La Sra. Hernandez sentía que esa profesión era su vocación. Solía visitar a su abuela enferma en un hogar para ancianos y cuando podía ayudaba a los otros residentes. Se inscribió en una escuela de enfermería, y muy pronto estaba practicando en un hospital muy activo del condado.
 
La Sra. Hernandez adoraba realizar la práctica, pero su destino le deparaba poco tiempo allí. Faltaban seis meses para su graduación cuando un accidente automovilístico cambió la trayectoria de su vida.
 
Iba conduciendo por una intersección camino a la escuela cuando otro auto ignoró la señal para detenerse y chocó contra el suyo. La Sra. Hernandez quedó con la pierna izquierda quebrada, entre otras lesiones.
 
Después de la cirugía se hizo cada vez más difícil atender a sus dos hijos. Su madre decidió llevar a los tres a vivir aTexas del Este. La Sra. Hernandez recuperó sus fuerzas y su deseo de volver a trabajar.
 
Comenzó muy lejos del piso del hospital. Su padre, que trabajaba para una empresa privada de construcción y materiales, la ayudó a conseguir un trabajo como conductora de un camión de remolque. Muy pronto la Sra. Hernandez se había convertido en ayudante de un electricista. Luego se encontró como parte de un grupo de control, caminando por la calle y soportando el calor de Texas.
 
Después de siete años de esfuerzo físico constante, la Sra. Hernandez pasó a una oficina. Trabajó como agente de compras y eventualmente fue promovida al departamento de contabilidad.
 
Entonces, en 2009, comenzó a tener sarpullidos persistentes en un brazo. También se sentía cada vez más débil y falta de aire. Su médico le prescribió medicación y finalmente la envió a un dermatólogo. El especialista hizo una biopsia y confirmó que la Sra. Hernandez tenía sarcoidosis, una enfermedad en la que la inflamación afecta los pulmones, el hígado, la piel y otros tejidos.
 
La sarcoidosis afecta más comúnmente los pulmones, y puede ocasionar dolor de pecho, falta de aire, fatiga, dolor en las articulaciones y otros problemas. La Sra. Hernandez, de 61, comenzó a recibir tratamiento con un neumonólogo. También tuvo que comenzar a usar un tanque de oxígeno.
 
Su regreso al trabajo fue agotador. La empresa la trasladó a un lugar más cercano a las fotocopiadoras y otras necesidades para que no tuviera que caminar demasiado. Pero aumentar de peso es un efecto colateral común de su medicación, y los kilos adicionales sólo hicieron que fuera más difícil moverse. La Sra. Hernandez comenzó a usar un bastón, y eso afectó su desempeño laboral.
 
Eventualmente, la empresa la despidió. Se sintió mejor después de tener algo de tiempo libre, y esperaba encontrar otro trabajo, pero su médico desestimó la idea. Le sugirió que considerara la posibilidad de solicitar un Seguro de Incapacidad del Seguro Social (SSDI), un programa de seguro federal que brinda beneficios mensuales a personas en edad de retiro completo (65 años o mayor), y a los que ya no pueden trabajar por una incapacidad.
 
Alma decidió intentarlo, con la ayuda de su médico completó la documentación, y por su cuenta hizo la solicitud a la Administración de Seguro Social (SSA). La SSA rechazó su solicitud inicial por incapacidad y su apelación inmediata. Deseaba seguir luchando por esos beneficios, pero se sentía aplastada por la cantidad de procedimientos y por la burocracia.
 
"El papeleo es abrumador", comentó.
 
Una amiga de su nuera supo de su calvario, e hizo un llamado a Allsup en nombre de la Sra. Hernandez. La empresa líder del país en representación para el SSDI la había ayudado a recibir un beneficio por SSDI, y sabía que podía hacer lo mismo para la Sra. Hernandez.
 
Poco después un representante de Allsup se comunicó con la Sra. Hernandez, y la empresa con casa central en Illinois tomó su caso en Febrero de 2010. Desde su fundación en 1984 Allsup ha ayudado a más de 190.000 personas de todo el país a recibir los beneficios por SSDI que habían pagado durante su vida laboral.
 
El representante de Allsup de la Sra. Hernandez comenzó a trabajar de inmediato en el expediente del caso para hacerlo más fuerte. Hubo más citas con médicos y se solicitó más documentación. Allsup manejó todo, y fue un gran alivio para la Sra. Hernandez.
 
Después de dos rechazos, la Sra. Hernandez necesitaba presentar su caso ante un juez de leyes administrativas. Cuando llegó el día, el representante de Allsup y la Sra. Hernandez hablaron en la audiencia. El juez escuchó con atención a las dos mujeres. Menos de una hora después, la Sra. Hernandez salió del tribunal con su beneficio por SSDI.
 
"Fue un gran alivio; no me imaginaba cómo iba a continuar sosteniéndome", dijo. "Me puse feliz cuando llamaron de Allsup diciendo que alguien me había derivado con ellos. Los dejé hacer el resto."
 
La Sra. Hernandez agregó que sólo deseaba haber sabido sobre Allsup desde el principio.
 
"Los hubiera recomendado, y los recomiendo", dijo.