Un Trabajador de Telecomunicaciones en San Antonio Afronta su Diabetes

Diabetes Historia PersonalObtener el Seguro de Incapacidad del Seguro Social es un proceso difícil y complejo. A dos de cada tres solicitantes inicialmente se lo deniegan. El señor Cantu estaba trabajando en telecomunicaciones, cuando su salud empezó a sufrir un deterioro. Nos relata su historia y el éxito de conseguir SSDI.

*Este es un testimonio real relatado a Allsup.

La diabetes le hace una mala jugada a un hombre de Texas

San Antonio, Texas - Mirándolo ahora, el Sr. Cantu puede obtener cierta satisfacción sobre momentos anteriores de su vida cuando la suerte le sonrió calurosamente. Nos pone el ejemplo de cuando tuvo que hacer su servicio militar en la Armada durante la guerra de Vietnam. Podrían haberlo enviado al mar de la China Meridional o peor aún. En su lugar, Seaman Cantu estuvo a bordo de un par de portaviones, en el pacífico idílico Mediterráneo.

Mejor fortuna tuvo cuando conoció a su futura esposa, Consuela, en su vuelta a en Corpus Christi, Texas, y una vez más, cuando la pareja tuvo sus cuatro hijos, un niño y tres niñas.

Estos recuerdos son importantes para él porque después se le complicó la vida. Tuvo problemas de salud relacionados con la diabetes y consecuentemente tuvo que poner fin a su carrera de trabajo antes de lo esperado.

Nacido en Donna, Texas, asentado en el fértil valle de Rio Grande, el Sr. Cantu, cuando tenía cuatro años tomó una afición por el mar al trasladarse su familia a Corpus Christi. Después de dejar la marina, sin embargo, deseaba instalarse en un sitio más sólido. Entonces comenzó a los 27 años a trabajar con una compañía importante de telecomunicaciones. Su esposa todavía trabaja allí.

Mientras estuvo allí, aprendió y trabajó en diferentes puestos. Finalmente, su puesto fue de técnico al servicio del cliente. Durante los años, especialmente después de que él y su familia se mudaran a San Antonio en 1985, el Sr. Cantu, ahora de 58, y su esposa tenían una vida social muy activa. Sobre todo les encantaba bailar country-western. "éramos realmente activos", dijo.

También disfrutaron mucho en la crianza de sus hijos. Ahora, los tres más mayores se han casado y tienen sus propias familias, mientras que la más joven, Leslie, de 25 años, vive con ellos mientras finaliza su licenciatura en enfermería.

Pero bajo el brillo de la felicidad, se aproximaban nubes oscuras. Al principio del nuevo milenio, al Sr. Cantu le resultaba todo más difícil e incluso sentía dolor. Una serie de pruebas revelaron que padecía diabetes. Esto afectó sus nervios y fue perdiendo rápidamente la vista. Caminar se convirtió en una tarea rutinaria y del baile tuvo que olvidarse. Siguió trabajando para poder mantener a su familia, hasta que en 2007 tuvo que retirarse.

Aunque estaban un poco apretados con el dinero, él no estaba preocupado por perder su casa, ya que recibió un cheque de jubilación y la Sra. Cantu mantenía su trabajo en una compañía de teléfono, en el servicio de datos. Y lo que verdaderamente le llenaba era tener a su hija Leslie cerca.

"Ella me da todos mis medicamentos, que es de gran ayuda porque no puedo leer las indicaciones," dijo el Sr. Cantu.

El Sr. Cantu pasa la mayoría de sus días sentado en el porche de delante o el de atrás de su casa escuchando la radio. Es una rutina que sólo es interrumpida por la visita del médico, la cena y la cama. No puede conducir mucho tiempo, así que también depende de la disponibilidad que tenga su familia para llevarlo donde necesite.

Ahora, tampoco puede caminar mucho, - sólo "con bastón y cuando no he recorrido ni la cuarta parte de una cuadra me empiezo a sentir mareado. "Es una vida aburrida, dijo. "No se lo desearía ni a mi peor enemigo. Es horrible".

Pero podría ser peor si él no hubiese sido seleccionado para recibir los beneficios del Seguro de Incapacidad del Seguro Social (SSDI). Como millones de personas que buscan ayuda profesional para presentar sus impuestos con el Internal Revenue Service, Sr. Cantu pidió a los profesionales de Allsup que le ayudaran a presentar sus beneficios de incapacidad a la Administración del Seguro Social.

"Estaba preocupado porque me quería asegurar que mi familia tuviera cubiertas todas sus necesidades. Así que solicité ayuda a mi asesor financiero para obtener los beneficios del Seguro de Incapacidad del Seguro Social ", dijo el Sr. Cantu. "Me habló del éxito que habían tenido algunos de sus clientes con Allsup."

En 1984, el CEO y fundador Jim Allsup, creo su compañía después de trabajar para el SSA. Con sede en Belleville, Ill., cerca de St. Louis. Allsup, con un asombroso índice del 98 por ciento. Desde 1984, más de 630 profesionales en la empresa de apoyo a la incapacidad han ayudado a más de 130.000 personas en todo el país a obtener más de 1,5 millones de dólares en beneficios SSDI y Medicare.

"Yo hice los formularios de la reclamación inicial y a continuación, nuestro personal ayudó a completar el papeleo restante " dijo Helen Bolton, agente de Allsup que representaba al Sr. Cantu. Su caso fue bien y rápido. "Presentamos su reclamación el 18 de julio de 2007 y el 4 de octubre de 2007 le concedieron los beneficios SSDI."

Según Allsup, el Sr. Cantu tuvo dos factores a su favor. El primero fue su edad, ya que las personas mayores de 55 años que solicitan SSDI, normalmente tienen una tarifa mejor. Aunque también jugó un papel muy importante su tipo de trabajo.

"El hecho de que tuviera desgaste físico en su trabajo realmente ayudó mucho," dijo la Sra. Bolton-Page. "No había manera de que pudiera subir a los postes y reparar las líneas dañadas, debido a sus problemas de vista y de la pierna. Constantemente se le inflamaban las piernas y no podía estar de pie más de 10 minutos."

A pesar de estos factores, el Sr. Cantu todavía se enfrenta a posibles largos retrasos. A nivel nacional, dos tercios de las reclamaciones SSDI son denegadas inicialmente y muchas otras también son denegadas durante la reconsideración, o el nivel dos de la aplicación y el proceso de apelación.

"La mayoría de las reclamaciones en esta fase alcanzan el nivel tres, es decir, el reclamante tiene que personarse ante el juez de Derecho Administrativo," dijo la Sra. Bolton-Page. "En ese momento, tratamos de hacer lo que se llama una ' audiendia oficial, donde el principal agente de Allsup solicita al juez de Derecho Administrativo que tome una decisión sin tener que personarse nuestro cliente en la audiencia.

Las peores enfermedades como el cáncer suele tener una respuesta rápida, mientras que en casos como éste puramente "físicos" suele tardar más. Gracias en gran parte a Allsup, la suerte le sonrió a el Sr. Cantu.

Las personas a menudo no se dan cuenta de la complejidad de obtener SSDI. Cuando lo haces a través Allsup, que tiene una gran experiencia y profesionalidad en la gestión de este proceso, realmente te das cuenta de lo complicado y frustrante que sería dar estos pasos sólo, dijo la Sra. Bolton-Page. "Pero Allsup es capaz de evitar esta frustración a sus clientes".

Ella no obtendría ninguna queja del Sr. Cantu. "Sólo tenía que hablar con Allsup un par de veces para enterarse de cómo iba todo. Allsup hizo el trabajo duro. Gracias a Dios tengo (SSDI),"dijo. "éste al menos me proporciona el 50 por ciento de mis ingresos mensuales".

La satisfacción del Sr. Cantu con Allsup no es inusual. De hecho, el 98,7% de 2.000 clientes entre abril de 2007 y enero de 2008 indicó satisfacción con el servicio que recibieron, de acuerdo con una encuesta de Allsup. Un porcentaje similar dijo que recomendaron Allsup a un miembro de su familia o a un amigo.

"Ya recomendé Allsup a otras dos personas," dijo el Sr. Cantu. "Lo hago en cuanto tengo una oportunidad."

Los riñones del Sr. Cantu están empezando a fallar y se enfrenta a la perspectiva de los tratamientos de diálisis. él calcula que no le quedan muchos años de vida y de estar con su familia y su deseo es dejarlos bien acomodados.

"Trabajé toda mi vida. Gracias a la Allsup, puedo vivir lo más confortable posible y ayudar a la familia dentro de mis posibilidades,"dijo. "Gracias a Dios no tengo problemas económicos".