Una Mujer en Florida Lucha Contra el Abuso Crónico, la Depresión, y el Dolor

Obtener el Seguro por Incapacidad del Seguro Social (SSDI) puede consumir mucho tiempo y ser una experiencia estresante. Dos de cada tres solicitantes son rechazados inicialmente. Debida de la depresión severa, dolor crónico, y los dolores de cabeza no podría volver a trabajar. Lee como Allsup ayudó la Sra. Cisneros para sostener sus hijos.

*Esta es una historia real según fue contada a Allsup.

Ella espera con interés el futuro de sus hijos

Una mujer de Florida lucha el abuso crónico y la depresión
By Concepcion Vigil

Opa Locka, FL - Graciela Cisneros ha vivido con dolores desde que era una niña.

El ciclo horrible le comenzó a la Sra. Cisneros en la niñez, soportando abusos físicos y sexuales. "No es fácil, porque la gente que te trajo a este mundo supone que deben cuidarte", dijo la Sra. Cisneros.

El abuso continuó cuando se casó.

"Mi ex marido me pegaba con sus manos y sus pies", dijo la Sra. Cisneros. "Me tiraba la cabeza contra una pared. él me ha causado tanto dolor ".

Fue difícil para concentrarse. "Me pongo nerviosa muy fácil. Yo entró en pánico y me asusto facil ", dijo.

Ahora, 41 años de edad y divorciada, la Sra. Cisneros está luchando por su vida. Por unos años, trabajó como cajera en estación de gasolina donde parte de su turno incluyaba levantar objetos pesados, la limpieza, entrando en los congeladores y moviendo cajas grandes.

"Yo no sé cómo duré tanto tiempo allí", dijo la Sra. Cisneros. Cuando su turno terminaba, llegaba a casa llorando. Sus piernas, pies, cabeza - básicamente todo su cuerpo - le dolía.

"Mi cuerpo me dolía mucho", dijo. "Yo no podía levantarme."

Al tiempo, la Sra. Cisneros fue diagnosticada con depresión severa. En noviembre de 2009, dolores de cabeza severos y dolor de cuerpo la forzó a dejar de trabajar. "Yo sabía que estaba muy enferma antes de eso", dijo.

Ella ahorró algo de dinero de su última declaración de impuesto y de cuando ella estaba trabajando, pero fue difícil para pagar los gastos básicos para ella y sus tres hijos. "Yo no soy una gran gastadora, por eso lo logré, pero fue difícil cuando los niños querían cosas y yo no se las podía comprar", dijo.

Al tiempo que ayudó un amigo llenar una aplicación para el Seguro de Incapacidad del Seguro Social (SSDI) se encontró con Allsup, un proveedor nacional de incapacidad de seguridad social, Medicare y Medicare Secondary Payer servicios de cumplimiento para los particulares, empleadores y las compañías de seguros.

La Sra. Cisneros esperaba la compañía que se especializa en proveer servicios y apoyo para las personas con discapacidades y personas mayores, podía ayudarla. Fundada en 1984, Allsup emplea más de 800 profesionales que ofrecen servicios especializados para que los clientes puedan llevar una vida más financieramente segura y lo más saludable posible. La compañía tiene se basa en Belleville, Illinois, cerca de St. Louis.

Ella llamó a Allsup marzo de 2010 y la compañía aceptó su caso. La Administración del Seguro Social negó sus primeras dos aplicaciones. Aproximadamente dos tercios de todos los solicitantes por primera vez se les niega.

En 2011, la Sra. Cisneros estaba lista para presentarse antes una vista de revisión judicial, pero su caso nunca llegó a ese punto. En mayo de 2011, su representante de Allsup le dijo que sus beneficios por incapacidad fueron aprobados.

"Yo no sabía qué hacer, llorar o gritar", dijo la Sra. Cisneros. "Fue increíble. No puedo explicarlo. Era una sensación feliz. Ya tendría un poco de dinero para mantener a mis hijos. ""

Hace unos meses, la Sra. Cisneros fue diagnosticada con fibromialgia, un síndrome donde una persona tiene dolor crónico en todo su cuerpo, incluyendo los músculos y tendones. De acuerdo con la Clínica Mayo, es también asociada con el sueño, la fatiga, la depresión y problemas del estado de ánimo - todas las síntomas de que la señora Cisneros ha vivido por décadas.

Ella está en el proceso de buscar médicos nuevos y ella todavía vive con dolor crónico. Ella despierta con dolores de cabeza y un dolor punzante en la parte trasera y parte superior de la cabeza, todos los días.

Sin embargo, ella se alivió y está agradecida por la ayuda de Allsup.

"No tengo la presión de no tener dinero. Hay dinero para mis facturas y mi casa ", dijo la Sra. Cisneros.

Ahora su foco está en sus hijos y sus futuros.

"Me gustaría que ellos podrían hacer algo en la vida y no depender de nadie", dijo la Sra. Cisneros. "Quiero que sean alguien en esta vida."