Obtener el Seguro por Incapacidad del Seguro Social (SSDI) puede consumir mucho tiempo y ser una experiencia estresante. Dos de cada tres solicitantes son rechazados inicialmente. El trabajo físico de la planta hizo la vida difícil para la víctima de osteoartritis Eduarda Ayala. Ella ha experimentado dolor físico junto al problemas de la ansiedad y la depresión, se dio cuenta que no podría a volver a trabajar. Lee como Allsup ayudó a la Sra. Ayala evitar sufrimiento financiero.

*Esta es una historia real según fue contada a Allsup.

Allsup ayuda una mujer encuentra fuerza para perdurar.

 

La Ansiedad y Depresión Intensifique la Artritis de una Mujer
Por Concepcion Vigil

 

Paramount, California-Eduarda Ayala estaba simplemente caminando cuando perdió la fuerza en el pie y cayó de rodillas.

"Mi pie no respondió. Como que se me dobló", dijo Ayala. "Fue un milagro que no me lo quebré."

Por años, Ayala ha sufrido de osteoartritis una condición causado por desgaste en las articulaciones. El condicionado se ha agravado con el tiempo haciendo difícil moverse libremente.

"No puedo subir los escalones", dijo Ayala. "Mi cuerpo ya no está suficientemente fuerte."

En 2009, su cuerpo le dolía tanto que ella estaba considerando dejar su trabajo como operadora en una fábrica de tejidos donde ella había trabajado durante 20 años.

Ayala, ahora de 59 años, pasaba sus días empacando, levantando carga y manejando máquinas que distribuiyan paquetes de telas y ropa.

"Me dolían las manos y me dolían los dedos", dijo. Pero en una fábrica donde el volumen de trabajo siempre es físico, no había ningún otro departamento para que se mudara a trabajos más livianos.

Para abril de 2009, Ayala tomó la difícil decisión de renunciar su trabajo después de que un médico le sugirió aplicar por discapacidad en el trabajo.

"Cuando iba caminando, me mareyaba y me desmayaba", dijo. "Mi cuerpo me dolía. Estaba muy estresada. Mi hijo me recogía del trabajo y me llevaba directamente a la sala de emergencias o, a veces le llamaba a la ambulancia. "

Durante la misma época, la ansiedad y la depresión complicó sus dolores físicos. "Siempre he estado deprimida, pero creo que todo comenzó con una bacteria del estómago, donde perdí 25 libras", dijo Ayala. "Yo no podía trabajar. Yo no podía comer. Yo no podía hacer nada. Me puse más y más deprimida. "

Los medicamentos para el dolor que estaba tomando no ayudaban para la depresión.

"[Mi vecino] me veíallorando y angustiada", dijo Ayala.

El vecino le dió el número de teléfono de Allsup, un proveedor nacional de incapacidad del Seguro Social, Medicare y Medicare Secondary Payer servicios de cumplimiento para los particulares, empleadores y las compañías de seguros. él le dijo que la compañía la ayudaría a solicitar beneficios del Seguro Social por Incapacidad [SSDI].

Allsup aceptó su caso en junio 2010. Por primera vez, Ayala sintió como si alguien estaba de su lado, dijo.

"Me ayudaron. Ellos creyeron en mí ", dijo Ayala.

Fundada en 1984, Allsup emplea a más de 800 profesionales que ofrecen servicios de especializadas para que los clientes puedan llevar una vida lo más financieramente segura y lo más sano posible. La compañía se basa en Belleville, Illinois, cerca de St. Louis. Se ha asegurado beneficios de SSDI durante más de 170,00 personas con discapacidad, lo que daría a casi $ 14 mil millones en pagos del SSDI y Medicare para estas personas.

Ayala encontró doctores nuevos que comenzaron el tratamiento para su osteoartritis y depresión. Su representante de Allsup la mantuvo informada mientras su caso movió por el sistema. Finalmente, alcanzo el nivel 3, una fase antes de que Ayala tendría presentar su caso a un juez de derechos administrativos.

En septiembre 2011, Ayala recibió la llamada que estaba esperando. Sus beneficios se habían aprobado.

"Me sentí muy feliz. Yo vivo con mi hermano y él no estaba trabajando ", dijo. "Yo no podía comprar mis medicamentos."

Ella todavía vive con el dolor en sus articulaciones y últimamente la angustia ha vuelto. Y la medicación que toma para la depresión antagoniza el dolor y la inflamación en los huesos.

"Mi doctora me está tratando con diferentes medicamentos, pero últimamente me siento peor. Siempre me dan ganas de llorar ", dijo Ayala. "Mi familia me pregunta, '¿Por qué lloras?" Pero no lo puedo evitar. En la noche despierto con ansiedad. El sueño se me va".

Por lo menos ahora su atención puede centrarse en mejorar, dijo. Ayala dijo que tiene confianza que mejorará. "Mi doctora me pone atención", dijo.

También está agradecida por la ayuda que recibió de Allsup y sugiere la compañía a los que ella cree que podría ayudar.

"Yo recomiendo Allsup todo el tiempo", dijo. "Veo a personas con diabetes y otras cosas. Yo les digo: 'Anda, ellos te ayudará. "