El Caso de una Mujer de Nuevo Mxico con un Cncer Atpico

CPA Needed SSDI BenefitsObtener el Seguro de Incapacidad del Seguro Social es un proceso difícil y complejo. A dos de cada tres solicitantes inicialmente se lo deniegan y Patricia Gutiérrez no fue la excepción. No podía trabajar debido a un trastorno de la sangre y a los efectos de la quimioterapia. Por lo tanto, tuvo que buscar asistencia de expertos para obtener los beneficios que se merecía. Aquí ella relata su historia.

*Este es un testimonio real relatado a Allsup.

"No quería dejar mi trabajo"

Albuquerque, New Mexico-Patricia Gutiérrez se preguntaba si su pesadilla algún día acabaría. Ella había nacido con una enfermedad rara en la sangre que le garantizaba una calidad de vida muy precaria.

Aunque era una gran luchadora con una determinación clara para desafiar todas las probabilidades, perdió la esperanza después de sucumbir a una serie de enfermedades debilitantes. "Fue una absoluta pesadilla", dijo la Sra. Gutiérrez.

Nacida en la Ciudad de Nueva York, ahora de 56 años de edad, casada hace 19 años y madre orgullosa de sus tres hijos, al igual de su carrera de contable.

"Yo estaba muy dedicada a mi oficio", explicó. "Fui contable toda mi vida" y considero que soy una persona que disfrutaba muchísimo haciendo su trabajo. Nunca quise renunciar a mi trabajo. Nunca lo hubiese dejado. "

Nació con la enfermedad de von Willebrand, que es un trastorno en uno de los factores de la coagulación de la sangre. Es una enfermedad que se transmite de padres a hijos pero con una probabilidad de un 1%. La señora Gutiérrez tuvo que enfrentarse a varios retos.

Es como cuando ves a alguien realmente viejo que tiene moretones por todo el cuerpo debido a una hemorragia bajo la piel ", explicó la Sra. Gutiérrez. "Bueno, esa soy yo."

A los 13 años, la señora Gutiérrez comenzó a sufrir migrañas que agonizan.

Los médicos me dijeron que pasado el tiempo crecería sin migrañas, pero no sólo no desaparecieron sino que empeoraron.

La medicación no me proporcionó alivio. "A veces tuve que dejar de trabajar durante tres o cuatro días a causa de las migrañas", explicó. "Era literalmente un caso de éxito o de fracaso. Una vez que, tuve una migraña que se prolongó 15 días. Fue la peor pesadilla. Es absolutamente imposible funcionar de esta manera". Ella está agradecida porque los medicamentos más recientes le ofrecen cierto alivio, pero aún sigue sufriendo migrañas de tres a cuatro veces al mes.

En 1992, una severa lesión en la espalda la obligó a dejar de trabajar durante un año. También en dos ocasiones terminó en la sala de operaciones. En 1997, se sometió a su primera cirugía, pero los resultados fueron de corta duración. En 2000, se sometió a una operación más grave, necesitando cinco meses para recuperarse.

Entre tanto sus migrañas empeoraron. En 2001, la señora Gutiérrez volvió a su médico solicitando ayuda. Pero en vez de ayuda lo que recibió fue una gran noticia desagradable.

"Yo estaba hablando con la enfermera sobre las migrañas", cuando ella me preguntó: "¿Qué están haciendo acerca de su alto número de plaquetas en la sangre?"

La señora Gutiérrez se hundió. "Como resultado, tuve la trombosis," dijo. "Es una condición que aumenta dramáticamente el número de plaquetas en la sangre. Al principio pensé que tenía leucemia, pero era un tipo de cáncer diferente."

Es un estado en el que la sangre se coagula. Los resultados estuvieron ante sus ojos todo el tiempo, pero nadie se percató hasta entonces. Podría haberlo tenido durante años y no fue detectado. "

El tratamiento requería quimioterapia y los efectos secundarios eran muy fatigosos.

"Ahora mi piel es como papel de seda fino y creo que es debido a la quimioterapia, dijo la señora Gutiérrez". Cada vez que me golpeo, aunque sea suave, se me hace un corte. Desde que empecé la quimioterapia, mi salud se ha ido cuesta abajo. Basicamente están poniendo veneno en mi cuerpo, tu sabes?

El trabajo cada vez se hizo más agotador. Los diagnósticos adicionales de la apnea del sueño y la fibromialgia también causaron estragos en su vida.

"En el trabajo, siempre había sido muy válida," dijo la señora Gutiérrez. "Pero después de que comenzaran todos estos problemas de salud, mi memoria iba fallando. Hasta tal punto me repercutía que si acudía a una reunión no era capaz de recordar a los cinco minutos lo que habíamos discutido en ella.

La causa más probable parecía ser la apnea del sueño, ya que no llegaban las cantidades de oxígeno necesarias al cerebro.

"Mientras tanto, el dolor iba empeorando", "pero seguí luchando porque no quería dejar mi trabajo".

En mayo de 2007, no tuve otra opición. "Finalmente llegó el momento de parar, ya no podía hacer más," dijo. "Fue terrible. Me encontraba sentada en ese escritorio que había sido mi lugar de trabajo durante tanto tiempo, viendo mis dedos agotados simplemente de teclear y mis brazos temblaban de dolor. Fue entonces cuando me di cuenta que tenía que dejar el trabajo y me eché a llorar. "

La señora Gutiérrez fue a solicitar ayuda a la Asociación Nacional de Fibromialgia , quien le recomendó Allsup.

Allsup es la empresa líder nacional de representación en el Seguro de Incapacidad del Seguro Social (SSDI). Con sede en Belleville, Illinois. El 98 por ciento del personal a la que representa en el proceso de petición de beneficios del Seguro Social, sale beneficiada. Allsup ha ayudado a más de 120.000 personas con incapacidades a obtener 10,3 mil billones de dólares del seguro de incapacidad (SSDI) y de Medicare.

Debido a que la administración del Seguro Social (SSA) niega alrededor de dos tercios de todas las solicitudes iníciales del SSDI, Allsup informó a la Sra. Gutiérrez de que sus dos primeros intentos probablemente serían denegados. Así que, después de las dos negativas consecutivas, ella mantuvo la esperanza en la tercera.

Su caso se adelantó entonces al siguiente nivel del proceso, que consiste en una comparecencia ante un juez de derecho administrativo que decide el resultado final. En esta etapa, una prestigioso agente de Allsup, la señora Michele Kaufman se hizo cargo de ello. Abogó por un control sobre la decisión de registro, pidiendo al juez tomar una decisión favorable a su cliente basándose en el historial médico y en el trabajo de la Sra. Gutiérrez. Su objetivo era ahorrar a la señora Gutiérrez, el calvario de aparecer en persona en un juicio oral.

El juez accedió que la señora Gutiérrez recibiera los beneficios del seguro de incapacidad. La decisión se obtuvo 15 meses después de que Allsup aceptara llevar este caso.

"Esperaba que el proceso durara un mínimo de dos años", dijo la señora Gutiérrez. "Así que cuando llegó el correo de la Administración del Seguro Social, pensé "seguimos con lo mismo." Pero mi sorpresa fue cuando lo abrí, y vi que mi caso había llegado a una decisión plenamente favorable del juez. ¡Estaba contentísima!

Ella agradeció muchísimo el no haber tenido que compadecer en una audiencia. "Estar sentada ante un juez luchando por algo que había estado años trabajando en ello, hubiera acabado conmigo. Todos sabían que yo no estaba bien".

La señora Gutiérrez agradece que esta terrible experiencia haya terminado. También divulga el apoyo que le ha aportado Allsup.

"¡Allsup fue admirable!", dijo." Todas mis llamadas fueron devueltas a tiempo, siempre obtuve las respuestas que necesitaba y no tuve problemas de ningún tipo. Yo recomendaría Allsup a todo el mundo".